Un ejercicio para dormir

bebe-recien-nacido-fotos
19abr
6Comments

Yo he tenido siempre problemas para dormir. Hubo una época en la que por culpa de un desastre familiar, el suicidio de mi padre, mi sueño se trastocó para siempre. Parte de la culpa fue mía: me negaba a admitir que el día se aprovecha mejor madrugando, y tras años de acostarme tarde y levantarme indolentemente tarde, decidí cambiarlo. Puedo decirlo sin tapujos: la hipnosis me salvó de las pastillas.

Resulta que, mucho antes de comenzar a estudiar formalmente hipnosis ya había desarrollado varios trucos de visualización para poder conciliar el sueño. Mi experiencia en artes marciales me dio varias pistas, que luego tomaron forma cuando comencé a practicar meditación y más tarde hipnosis, tanto de espectáculo como terapéutica, que son, en esencia, una misma cosa. Déjame contarte uno de esos trucos.

Pero antes…

… déjame recordarte dos cosas. Uno, que esto no es brujería. Ningún ejercicio de hipnosis va a sustituir al elemento clave de la salud: dieta sana, agua y ejercicio. Y dos, por supuesto, si tienes un trastorno severo (episodios de ansiedad o brotes psicóticos) no te va a quedar más remedio que recurrir a ayuda profesional, pero no pienses que las pastillas son una solución mágica. Dale una oportunidad seria a todo este tipo de ejercicios y estilos de vida. ¿Más complicado? Por supuesto. Pero a la larga, sin lugar a dudas, más saludable. Y eficaz.

El camino del sueño

El ejercicio es muy sencillo, y será la puerta a ejercicios más complicados y eficaces. Una de las causas principales de la incapacidad para conciliar el sueño apropiadamente es la ansiedad. La mente consciente se preocupa, moviéndose constantemente entre el pasado y el futuro. Vamos a desprendernos de ello. La mente inconsciente, afortunadamente, no tiene ese problema: solo se preocupa del ahora. Todos los procesos que has automatizado (desde el latido de tu corazón a tu habilidad conductora) son controlados por ella. Así que vamos a emplear uno que ella maneja, y enfocarnos en el AHORA de ese proceso. Es la respiración.

Colócate boca arriba, con las manos en los costados, de forma que puedas realizar una respiración abdominal profunda. Si no sabes realizarla, simplemente respira profundamente, con la nariz y expulsa el aire con la boca. Con los ojos cerrados, vas a centrarte en la sensación que te provoca esa respiración. El movimiento del pecho, el aire entrando por las fosas nasales y llenando los pulmones, el diafragma dilatándose, el tacto de la sábana al moverse tu cuerpo con la respiración. Vas a realizar cuatro o cinco, y en cada una te fijarás en un detalle con más intensidad que los demás. Tal vez la entrada del aire, tal vez tus dedos deslizándose milímetros.

Tras la quinta respiración, sin abrir los ojos, comenzarás a visualizar. No trates de buscar. Simplemente, fíjate en los estímulos visuales que tienes con los ojos cerrados, y poco a poco deja que uno de ellos vaya formando una imagen. Esta imagen será de un paisaje. Yo, personalmente, dejo que se forme una imagen de mis propios pies, en un camino. En cuanto la tengo, comienzo a caminar, sin apartar la vista de mis pies y del camino, poco a poco, y voy levantando la vista en mi imaginación. A veces tengo que entrar en la visualización varias veces hasta que se estabiliza, pero ya me he relajado para entonces. Y también te ocurrirá a ti. Muy a menudo te sucederá que confundas esta visualización con el estado de sueño, o incluso que te provoques un sueño lúcido, uno de esos sueños en los que eres consciente de estar soñando. Si es así, un consejo: no te excites ni te relajes demasiado. En el primer caso, el estado de nervios volverá a despertarte, y en el segundo profundizarás en tu fase REM y perderás el control del sueño lúcido.

Ocurra lo que ocurra, y logres dormir o no en el primer paso del camino, estoy seguro de que estarás más relajado. Así comencé yo. Y te aseguro que en cierta época de mi vida, respirar relajado era todo un lujo que a duras penas lograba conseguir.

¿Me cuentas qué tal te ha ido en el camino?

This Post Has 6 Comments:

  • David says:abril 19, 2013 at 15:31

    Es curioso. Soy completamente ajeno a todo lo que tenga ver que con hipnosis y meditación, pero este mismo truco lo llevo usando años para conciliar el sueño. Llegué a él a base de experimentación, durante una temporada en la que me costaba mucho dormir.

    Reply
    • Max Verdié says:abril 19, 2013 at 18:03

      Llegaste por el mejor camino, entonces. Piensa que los todo aprendizaje parte de esa base. ¿Nos cuentas mejor cómo haces? Y lo publicamos por aquí.

      Reply
  • P.jm says:abril 20, 2013 at 13:45

    Yo me pasaba igual una hora dando vueltas en la cama hasta que mi profesor de psicología nos enseñó junto con la respiración profunda contar de 50 hacia abajo imaginándome los números, a mi personalmente a la vez que cuento e imagino también me ayuda concentrarme en un punto entre ceja y ceja que relaja la tensión de la cabeza y antes de que llegue a 0 sin darte cuenta ya te has dormido!

    Reply
  • Max Verdié says:abril 23, 2013 at 18:31

    P.jm, has dado en el clavo. Ejercicios de ese tipo son la base de sistemas milenarios de meditación o de técnicas de hipnosis modernas. Centrar la mente consciente en algo que no sea el pasado o el futuro hace que no puedas crear pensamientos complejos, por tanto evitar las preocupaciones.

    En muchas terapias recomiendan los trabajos manuales precisamente por eso.

    Bienvenido.

    Reply
  • Ninsere says:abril 23, 2013 at 23:30

    Yo lo uso mucho para dormir cuando estoy muy estresada y no logro conciliar el sueño, pero siempre me atsco en la visulaización. Por suerte, el mero hecho de usar la respiración abdominal ya relaja bastante. ¡Muy buenos consejos!

    Reply
  • Max Verdié says:abril 19, 2013 at 17:55

    Muchas gracias, Tina. Si tienes cualquier duda o quieres plantear cualquier tema, siéntete en tu casa.

    ¡Bienvenida!

    Reply

Leave a reply:

* required

Twitter