Técnicas de creatividad para ‘atascaos’ – Episodio I – ‘Brainstorming’

  • Home
  • Blog
  • Técnicas de creatividad para ‘atascaos’ – Episodio I – ‘Brainstorming’
Nuevo doc 2018-07-30 16.09.06_1
30jul
1Comment

Últimamente he tenido ocasión de entrenar muy intensivamente las técnicas de creatividad. Aparte de mi trabajo como asesor de diseño de efecto de mentalismo en el programa de TVE ‘Un país mágico’ hemos tenido sesiones bastante intensas con varias empresas impartiendo formación sobre las técnicas de creatividad que empleamos mi equipo y yo, además de las que he aprendido con dos compañeros de profesión cuyos nombres debo decir: Óscar Escalante y Toni Rivero. Sin ellos no podría contarte todo lo que he aprendido.

Hay un sinfín de técnicas que estimulan y permiten enfocar la creatividad, pero no todas son igualmente útiles. Hoy voy a hablaros de una que es frecuentemente mal entendida y sobre todo, mal dirigida: la lluvia de ideas.

La lluvia de ideas o  ’brainstormin’ como más comúnmente se llama ahora en el mundo empresarial es una técnica de generación de ideas basada en evitar los propios juicios conscientes (lo que los actores suelen llamar ‘el juez interior’), esa vocecita que te dice que estás haciendo algo mal o algo ridículo.

Desgraciadamente, la mecánica básica de esta técnica de la imagen de que solo son unos cuantos en una mesa diciendo tonterías. Así que antes de explicarte cómo aprovecharla al máximo, vamos a ver

QUÉ NO ES UN ‘BRAINSTORMING’

1) No es una reunión social: no es una quedada con amiguetes. Es una técnica de creatividad y diseño que ha ha pasado la prueba del tiempo y se emplea extensivamente por empresas de todos los sectores en todo el planeta. Evidentemente puedes emplearla en cualquier reunión informal porque nadie te obliga que sea productiva y siempre es divertido hacerla. Pero el objetivo no es la diversión: es la creación.

2) No consiste en decir chorradas: si bien es cierto que el hecho de no filtrar es una herramienta utilísima para la creatividad que se ha empleado toda la Historia, el fin de la sesión no es competir a ver quién dice la tontería más gorda. Piensa que todo persigue un objetivo, y no se trata de ‘ganar’ a los demás. Lo que nos lleva al punto siguiente.

3) No es una competición: aunque frecuentemente una de las ideas generadas vaya a ser la finalista o ganadora del proceso (si por ejemplo estáis intentando pensar un nombre para un evento) no se trata de ser quien gane. Frecuentemente la persona que diga la palabra, nombre o idea ganadora llegará a ello gracias a todo el proceso anterior. Es una labor conjunta, colaborativa y grupal. Todos son los ganadores.

Sentaos de manera democrática (aunque en esta foto salga un rey).

Aclarados estos puntos, voy a contarte las normas básicas para sesión de ‘brainstorming’ útil y productiva. ¡Vamos allá!

1) Todos somos iguales: una sesión de lluvia de ideas requiere un ambiente de tranquilidad y confianza. Si hay alguien que impone demasiado respeto o que trata de liderar la sesión esta no funcionará. Así que la mejor manera de lograr esto es relajar el ego y disfrutar de lo que está ocurriendo. Si tienes tendencia a ser quien lidera las reuniones vas a tener que hacer un ejercicio de autoexamen para evitarlo. Piensa que el objetivo es grupal y que no eres el dueño del tiempo de los demás. No es una decisión emocional, sino estratégica. La sesión será más productiva.

2) No se juzga: evita como la peste emitir juicios de valor sobre las ideas que otro aporte. Si no lo haces solo lograrás que es persona deje de participar y permanezca el resto de la sesión dudando de si dice algo o no. Lo recalco de nuevo, no es una competición. Aquí no gana quien aporte la idea que luego se vaya a emplear. Gana todo el grupo logrando un objetivo común. Es muy posible que sin las ideas previas no se hubiera llegado a esa idea final. 

Sobre esto, hay que remarcar algo importante. A menudo la persona más severa en su juicio con lo que decimos somos nosotros mismos. Lo que los actores llaman ‘juez interior’, esa vocecita que desde dentro te dice ‘cállate, no digas eso, esa idea es estúpida’. La mejor enseñanza que puedo darte sobre la creatividad es ‘aprende a apagar tu juez interior’. Sobre todo en las fases preliminares de in proyecto. No seas tu lastre. No seas tu censor.

3) Cantidad contra calidad: en una primera fase, es mucho más importante la cantidad de ideas que la calidad de las mismas. No te preocupes de filtrar. Todo eso viene después. En esta etapa se trata de liberar la imaginación entre todos para llegar a lugares a los que no podríamos llegar en solitario. Hay un antiguo proverbio africano que dice ‘si quieres llegar rápido, camina solo, si quieres llegar lejos, camina acompañado‘. De eso se trata esto: de caminar acompañado lo más lejos posible. Y para que esa cantidad tenga sentido, tenemos que contar con…

4) El secretario: alguien debe encargarse de algo fundamental. Han de tomarse notas durante la reunión. Cada vez más se tiende a grabar las sesiones, herramienta francamente útil que permite revisarla por completo. Pero en ocasiones no será posible. Existen muchos métodos. Desde simplemente apuntar en una hoja de papel las ideas que se van aportando a colocarlas en una pared en notas adhesivas de colores categorizadas como convenga a la sesión. Pero toma notas. Porque no, me da igual lo que creas: la semana que viene no te vas a acordar.

Existen muchos modelos para realizar sesiones de lluvia de ideas. Algunos simples, otros complejísimos. Las sesiones de los equipos creativos de Disney son famosas por su complejidad, frente a los modelos simples pero eficaces que utilizan otras multinacionales. En algunos casos se realizan sin interés económico al menos directo (esto es más habitual en el mundo del espectáculo, por ejemplo), en otras de designan ‘propietarios’ o ‘usuarios’ de las ideas. En otros diferentes la idea es explotada comercialmente por todos los integrantes.

El maestro Funakoshi ejecutando el kata Tekki Shoden.

 

Tendrás que decidir por ti mismo los detalles y seguro que discordamos en algunos punto. Pero recuerda lo que el maestro Gichin  Funakoshi, fundador de Shotokan Karate siempre decía: la clave es hacer, hacer, hacer.

Y tú ¿qué técnicas sigues en tus sesiones de ‘brainstorming’?

Bibliografía útil:

Gramática de la fantasía, Gianni Rodari, editorial Avance.

Fundamentos, Eberhard Riese, editorial Páginas.

Creative confidence, David y Tom Kelley, editorial William Collins.

This Post Has One Comment:

  • Xavi says:julio 30, 2018 at 16:38

    Genial la entrada. Muchas gracias.

    Reply

Leave a Reply to Xavi: (Cancel reply)

* required

Twitter