Efecto Forer: 5 razones por las que la bruja me adivina el futuro

  • Home
  • Blog
  • Efecto Forer: 5 razones por las que la bruja me adivina el futuro
9turkfxwi4jfso9qbj50b3a3b68b780_la-pitonisa-reynolds
07ago
3Comments

Es una escena habitual: enciendes el televisor, ya de noche, y en un canal cualquiera, una mujer con aspecto de Madame o un hombre con túnica y extraño peinado están respondiendo a las inquietantes preguntas de los preocupados televidentes. Tú mismo afirmas que no crees en esas cosas, aunque le eches un vistazo al horóscopo de vez en cuando. ´Solo por si acaso´, te dices a ti mismo.

Tanto videntes como mentalistas empleamos un mismo repertorio de técnicas para conseguir que quien nos vea en acción piense que poseemos poderes sobrenaturales o capacidades extraordinarias. La diferencia, más sutil de lo que suele parecer, es que nosotros tratamos de crear esa ilusión con el objetivo de entretener y asombrar. Como en una buena obra de teatro, la ficción acaba cuando cae el telón.

¿De qué técnicas te estoy hablando? Muchos psicólogos explican el fenómeno de los videntes empleando solo la primera de las 5 razones que te voy a exponer aquí. Como verás hay mucho más. Me permitirás que me guarde unas cuantas para la próxima vez que nos crucemos en el escenario. ¿Verdad?

1) El efecto Forer: llamado así por el psicólogo Bertram R. Forer, tras un famoso experimento, sobre el que puedes leer aquí. La también llamada ´falacia de validación personal´ consiste simplemente en que das por válida una descripción general (y genérica) sobre tu personalidad, pasando por alto que podría aplicarse a otras muchas personas. ¿Por qué lo pasamos por alto? Es muy sencillo: al igual que ocurre con las metáforas, es tu mente inconsciente la que rellena la información que falta. Por eso cuando la bruja te dice textualmente, ´las cartas me dicen algo sobre el cáncer´, a un nivel emocional crees que habla de tu padre, quien falleció de cáncer. No es que seas tonto: es que la mente inconsciente es una máquina muy potente. Pero mismo mecanismo que hace que nos emocionemos escuchando una canción contribuye a que nos creamos afirmaciones de este tipo. Si no, haz una prueba: coge cualquier horóscopo de cualquier periódico, y lee cada texto. ¿No te parece que todos se te podrían aplicar?

2) El halago: puede parecer tonto, pero no lo es en absoluto. La gente que nos halaga nos cae bien antes y más intensamente que el que no lo hace. Por eso el carisma es algo imprescindible para los videntes. Si escuchas su manera de hablar, te fijarás en que los verdaderamente exitosos no verbalizan lo que el oyente necesita oír, sino lo que QUIERE oír. También ten en cuenta que los videntes parten con una ventaja: todo el que los visita o llama a la línea telefónica es porque tiene un problema que no ha podido resolver con nadie. ¿Cómo no va a caerte bien el que te aporta soluciones cuando todo lo demás ha fallado?

Una vidente en plena visión.

3) Lectura en frío: frecuentemente confundida con el efecto Forer, la lectura en frío va más allá. Consiste en, además de emplear lo dicho en el punto 1, emplear deducciones realizadas por las reacciones inconscientes de una persona, su expresión corporal, la modulación de la voz, etcétera. Cualquier pequeño detalle es susceptible de ser empleado. Obviamente, a través de la fría línea del teléfono es mucho más complicado, pero en la frontera entre los siglos XIX y XX, en la edad dorada del espiritismo, los videntes que realizaban sesiones privadas tenían todo el tiempo del mundo para observar y deducir sobre sus clientes. ¿Un ejemplo? Sacado de un antiguo libro de pseudoespiritismo: ´alguien vestido con aparente lujo, pero con desgastadas suelas en zapatos o botas seguramente se encuentre en un aprieto económico prolongado´.

4) El efecto Casandra: sin tener que ver con el complejo de Casandra más que la historia en que se basa, este efecto consiste en la sencilla realidad de que todo aquello que no diga un vidente nunca ocurre, será olvidado con el tiempo. Por el contrario, aquello en lo que acierte, como todo recuerdo, responderá a los criterios de intensidad y novedad, por tanto lo recordaremos mucho más poderosamente. Esto, obviando el potente efecto emocional (sobre todo para quien no es escéptico) que tendrá sobre nosotros. Si sumas esto a lo expuesto en el punto 1 , verás como el rango de posibilidades aumenta. Por eso los videntes se cuidan mucho de afirmar cosas concretas y dejan que tú mismo rellenes los detalles. Si lo sumas al punto t3, te darás cuenta de que mucho de lo que pueda haber acertado la bruja es posible que tú mismo se lo hayas comunicado sin darte cuenta. Bien porque no seas consciente de que emites esa información, o simplemente porque le has dado el dato y no lo recuerdas.

5) Sugestión: el ambiente, en el mundo del misterio, es todo. Déjame ponerte un ejemplo: ¿cuándo tendrías más miedo jugando con una tabla ouija? ¿A las 12 de la mañana de un soleado día de verano en una terraza de bar o a las 12 de la noche del día de difuntos en un cementerio abandonado en México? Toda la parafernalia esotérica tiene un fin: dar credibilidad al vidente. Igual que es más sencilla la suspensión de incredulidad cuando no vemos los cables al actor que hace de Superman, el vidente crea un ambiente en el que todo lo esotérico cobra sentido. ¿Pensabas que sus programas son de noche por que sí?

¿En conclusión?

Theodore Annemann en acción.

La verdad es que por muchas técnicas de las que hablemos, en esencia, todo es como dijo Theo Annemann, uno de los padres del mentalismo moderno: ´para los escépticos, ninguna prueba será suficiente. Para los que creen, no hará falta ninguna.´.

¿Qué opinas tú? ¿Alguna predicción de tu bruja?

This Post Has 3 Comments:

  • Raquel says:agosto 08, 2014 at 14:18

    ¿Y por qué si los horóscopos son mentira están en todos lados? Ya no sólo en revistas para adolescentes, si no en periódicos para personas de clase media alta con estudios.

    Reply
    • Max Verdié says:agosto 08, 2014 at 14:25

      Hola, Raquel.

      Bienvenida y gracias por comentar.

      En realidad, que algo sea mentira no es óbice para que no aparezca en todas partes. La clase social económica o el nivel cultural no tiene demasiada correlación con la creencia en todas estas cosas. Tampoco la religión.

      De hecho, uno de los patrones de comunicación hipnótica es el índice referencial inespecífico: algo que se asume como verdad simplemente porque ´se dice´.

      Hubo una época en que ´se decía´ que la Tierra era plana o que existían los vampiros.

      Sin embargo, la creencia en lo sobrenatural y el pensamiento mágico son tan connaturales al ser humano que es muy difícil separarse de ello.

      La espiritualidad y el oscurantismo están separadas por una fina línea, hecha de billetes, habitualmente.

      Reply
  • Cristóbal says:agosto 08, 2014 at 21:35

    Yo también añadiría que la diferencia fundamental entre los “adivinos” o “videntes”, y los mentalistas, es que los mentalistas lo hacemos bastante mejor, jajajaja.

    Muy buen artículo!

    Reply

Leave a reply:

* required

Twitter